Andrea + Diego en Tierra Colorada :: Pucallpa, Ucayali

Cambiar de aires siempre es bueno, especialmente cuando estas a punto de casarte y estas envuelto en mil preparativos, en ese momento no hay nada mejor que acudir a tu fotógrafo y hacer la sesión de novios. Siempre he creído que está sesión será el mejor recuerdo de los preparativos de la boda, es lo mas romántico que haces previo a la boda y mucho mas simple y divertido que todas las decisiones que tienes que tomar.

Dejé el frío y la humedad de Lima por casi 40º en la calurosa Pucallpa, y fui al encuentro de Andrea y Diego, nuevamente gracias por decidir que sus fotos sean en un lugar tan lindo y por dejarme pasar un par de días en la selva peruana. Ya era tarde y aprovechamos para cenar y conversar un poco sobre donde serían las fotos, ellos ya tenían planeado a donde ir y eso hizo mucho mas fácil todo.

Al día siguiente empezamos en el mismo hotel en el que estábamos hospedados, un par de fotos y fuimos a Yarinacocha, una laguna muy concurrida por turistas y pobladores del lugar. El lugar era muy tranquilo pero con mucho, realmente mucho sol y eso hacia que tenga que pensar en fotos diferentes ya que el sol estaba justo encima de nosotros, muchos dicen que es la peor hora para un fotógrafo, pero le sacamos lo mejor.

Paramos a almorzar mientras recuperábamos fuerzas y nos refrescábamos un poco y Diego me contó como le pidió la mano Andrea, no pude parar de reír cuando escuchaba su peculiar historia. Andrea no sabía si Diego, que arrodillado en la arena, realmente le estaba pidiendo la mano o solo se había arrodillado por que quería y mientras Diego esperaba respuesta, Andrea no sabia que pasaba. Felizmente dijo que sí !!  y bueno acá estamos a menos de 2 meses de su Boda.

Continuamos el recorrido y llegamos a Cashibococha, una laguna para quedarse con la boca abierta, era mejor de lo que esperábamos. Aprovechamos en hacer algunas fotos en un matorral y en un descampado verde increíble. La hora era perfecta, el sol bajaba poco a poco y la luz pasaba entre las hojas. Todas las fotos fueron 100% luz natural con mis 2 lentes Nikon 35mm y 85mm en RAW para sacarle el jugo a los colores. Hasta que llego el sunset, un sunset de rio que pintaba el cielo de colores y dejaba ver en el agua un reflejo de colores únicos, como si hubiera sido dibujado con pincel. La naturaleza es un espectáculo, y tuve suerte de poder sacar estas fotos acompaño de unos novios que me contagiaron de toda su buena vibra y aunque extrañe a mi compañera, sabía que ella estaría feliz cuando viera las fotos que logré.